técnica

El legado de las raíces

Tres años después de la muerte de Frida Kahlo y en medio de plena Guerra Fría y Globalización, México vio nacer a Sergio Hernández, uno de los artistas plásticos más sobresalientes y destacados de su generación. Sergio, es un artista integral que ha plasmado sus ideas y pensamientos libremente por la pintura, el grabado, el dibujo y la cerámica, una muestra de esto lo encontré en el MamBO.

15

“De Sangre y De Plomo” así se titula su exposición, dos palabras que viven con nosotros haciendo parte de nuestra realidad. Al recorrer la exposición y tratar de comprender su relación con aquellas palabras recordé esta sincera frase de la historiadora Diana Uribe “Sin el arte no se puede comprender la vida” es así como Sergio narra con técnicas innovadoras esa realidad que a gritos desea ser comprendida para no ser repetida en el futuro.

2

Cada una de sus obras cuenta el presente usando las memorias del pasado de México, los grabados hacen el papel de jeroglíficos y el plomo a su vez, deja de ser usado como arma destructiva y convertirse en el arma que doma de alguna manera la guerra.

7

En un mundo que corre cada vez más rápido, los artistas están llamados a contar esta realidad de maneras diferentes y memorables (Sergio lo logra a su manera), finalmente el arte como libros cuentan la historia y nosotros estamos obligados a conocerla para no repetirla.

 

Aquí  para ver la galería completa.

 

Fotografías: @andisuarez

 

Anuncios

Omar Rayo, dulces ácidos y sonidos de colores

Una tarde de sábado (como últimamente suelo hacer) visité el Museo Nacional con los ánimos bien puestos para contemplar un pedacito de la obra de Omar Rayo en la exposición “Geometría Vibrante” allí un conjunto de obras magnificas de tremendo artista eran las protagonistas de esa tarde, mi tarde de arte.

Llégue a tiempo para parar bolas a la visita guiada, la guia que por cierto contaba cada hito de una manera apasionante, logró que el púbico se llenara de interés y con los ojos bien puestos en cada cuadro de Rayo (algo muy raro en estos tiempos de rap conciencia).

Antes de continuar no les contaré aquí sobre el recorrido, ya que seria perezoso de mi parte recitar nuevamente las palabras de la guía, les escribiré sobre mi experiencia, la versión de Andi Suárez.

Volviendo a la visita guiada, la guía nos contaba sobre los inicios, viajes, técnicas y demás datos interesantes sobre la vida y obra de Omar Rayo, un artista cuya creatividad traspasó los límites, un hombre que nunca aprendió hablar inglés pero que recorrió el mundo comunicándose a través de su arte, un maestro que sin querer queriendo creo una técnica tan perfecta y única como él mismo.  

Pero hubo una cosa que me causó gran curiosidad.

lluvia-acida

Lluvia Ácida – Omar Rayo

“Lluvia Ácida” no es la obra más representativa de Omar Rayo, ni la más comentada, pero es una pieza que como todas tiene una gran historia. Corría la década de los 70’s (mi década favorita) Omar Rayo vivía en Nueva York, ciudad donde se respiraba juventud, donde los efectos de la contracultura eran tan palpables, un sitio y una época del tiempo donde cualquier manifestación de arte estaba en auge y donde las drogas estaban haciendo de las suyas en mentes juveniles y abiertas a la diferencia como fue el caso de Steve Jobs y sabrá Dios si hizo lo mismo en la cabeza creativa de Omar Rayo. El caso es que en esta obra existe un breve resumen de esos colores y efectos que producen los dulces felices. de ahí su peculiar nombre.

Esa historia me dejó con la boca abierta. ¿Será que Omar Rayo alguna vez se tripeo? ni idea pero se necesita tener huevos para simplificar tales efectos en un cuadro que me cautivó.

Recorrí una y otra vez cada cuadro, la línea de tiempo, las portadas que diseñó para diferentes publicaciones y una vez más quede literalmente tragada de su obra.

Para rematar:

Días después, muy juiciosa me fui a Sónar Bogotá un concierto donde los sonidos de colores acompañados de lucesitas de formas me hicieron recordar esa geometría y colores vibrantes característicos de Omar Rayo.