Mis palabras

No tenemos presupuesto para cultura… Pero tenemos “Protagonistas”

Hay una palabra sueca, “kulturbarer“, que puede traducirse como “portador de la cultura”, pero todavía no significa mucho. No es un concepto que tiene mucho uso en América, a pesar de que debería tener.

Robert Pirsig.

                           (Charla con Daniel Buren – Artista Francés) MamBo

Esta frase me hace pensar en nuestra realidad social, en lo que los colombianos somos y de lo que alimentamos o más bien atrofiamos nuestras cabezas. Hace días el Gobierno de Juan Manuel Santos anunció que el presupuesto del próximo año para cultura será reducido en un 40% o 60% lo cual me genera una gran tristeza y decepción. En primer lugar porque esto contradice sus pilares para el desarrollo “PAZ, EQUIDAD, EDUCACIÓN” ¿Cómo carajos lograremos una educación medianamente decente si cada vez el acceso a la cultura es más reducido? En segundo lugar,  aún con esta noticia a nuestra sociedad parece no importarle, lo que es peor.

Es realmente preocupante que el tema de la cultura se vea como esa materia de relleno, como ese algo de lo que se habla sin entrar a detalles, como esa cosa a la cual solo los aristócratas y la gente del “primer mundo” tienen derecho, como eso a lo que no le vemos mayor importancia solo porque nos acostumbramos a ver basura en la televisión,  radio e Internet.

Si bien es cierto, esa basura es el resultado o más bien una fotografía de lo que somos: corrupción, narcotráfico,  violencia,  show mediático, cosificación de la mujer, son temas en los cuales nuestros “creativos” son más que expertos y que lamentablemente generan ruido y mucho billete, como es el caso de “Protagonistas” un reality show que pretende salvar al canal RCN de su caída en picada, un programa hecho por y para las masas cuyos ingredientes son: gente “bonita”, violencia, historias de “superación” y mucha humillación ¡Eso nos encanta!

Con todo esto sigo sin comprender muchas cosas, sé que somos un país lleno de personas inteligentes y talentosas, muchos colombianos sacan la cara por nosotros en las mejores universidades del mundo, otros se destacan en las artes y los deportes, ellos unos verdaderos portadores de cultura; el mundo nos ve como una potencia cultural, pero es una ironía que nosotros mismos nos desapreciemos tanto que solo hacemos apología de lo que nos avergüenza.

Duele entender que para la gente talentosa de verdad les sea cada vez más difícil acceder a una buena preparación y oportunidades mientras en las salas de nuestras casas nos reducimos a lo más bajo viendo un cara a cara.

 

 

Anuncios

El arte de empapelar la ciudad de publicidad política

“La política es enemiga de la imaginación”. Ian Mcewan

Se acercan las elecciones del 25 de octubre para la elegir a los próximos Gobernadores, Alcaldes, Diputados, Concejales y Ediles o Miembros de Juntas Administradoras Locales, que gobernarán cada uno de los municipios y departamentos de nuestro país y cuyos candidatos no han desaprovechado ni un momento para hacer “publicidad” por todo el territorio nacional.

Vallas, pancartas, posters, pendones, volantes y un mundo de papeles hacen arte y parte del panorama de Bogotá, todo un carnaval de colores de un sin número de partidos políticos, lo que refleja la falta de seriedad de los políticos de este país. La invasión es tanta que ya todo se convierte en paisaje, un intento de diferenciación fallido, pues el mensaje de cada uno sigue siendo el mismo, promesas insulsas que resultan siendo un insulto de frente para los ciudadanos.

En un recorrido desde mi trabajo hasta mi casa me dí cuenta que la estrategia cambia de norte a sur, mientas en las “grandes avenidas” están adornadas con vallas y posters poco a poco la ciudad en el sur se convierte en un lienzo libre donde las fachadas de las casas son el espacio perfecto para forrarlas como regalo de cuanto pendón se puedan inventar, un autentico trabajo de contaminación visual. Mis preguntas son: ¿Les pagan a los dueños de las casas por instalar un megapendón? seguramente con panela, tamal o lechona, ¿Eso a caso no esta regulado por las autoridades competentes? al parecer aquí los candidatos pueden hacer y deshacer en esta ciudad una muestra de ello es el uso de la imagen del senador Uribe que acompaña a los candidatos de su partido político, ¿Una estrategia de Uribe para que nadie lo olvide? seguramente.

Todo esto se traduce en contaminación visual y posteriormente en basura lo que resulta como contaminación ambiental, tema que pocos candidatos han mencionado en sus propuestas.

Tengo la ilusión de que algún día quienes asesoran o son los directores de campaña de los próximos candidatos hagan uso de su imaginación y exploren otras estrategias en las cuales puedan hacer la diferencia y respondan a favor del medio medio ambiente.

Casas: Lienzos de la publicidad política colombiana

Fotografías por: @andisuarez