Mes: junio 2016

El arte de dar y recibir

“Para tener lo que uno quería, era preciso dar a los demás lo suyo.” Dashiel Hammet

Hace algún tiempo, cuando menos lo esperaba llegó alguien a mi vida, alguien totalmente opuesto a mi, a simple vista no era la persona y mucho menos el mejor momento para conocernos, hoy mirando en retrospectiva llegué a la conclusión de que siempre, siempre es el momento de conocer personas que a pesar de las circunstancias llegan a tu vida para recibir lo que tienes que dar y sacar lo mejor o lo peor de ti. En este caso aquella persona sin pensarlo me ayudó a sacar todas esas cosas bonitas que aunque hacen parte de mi ya se me habían olvidado con el paso del tiempo y las experiencias.

Encontrar en este mundo una persona con la que te puedas conectar intelectual, cultural, emocional y espiritualmente es una vaina muy, pero muy jodida, pero cuando pasó, traté de aprovechar ese hermoso y fugaz regalo. Sin miedo alguno decidí dar a esa persona pizcas de lo mejor de mi, empecé a soltarme, a ser con esa persona lo que soy, sin filtros, ni máscaras, con mis defectos, con mis cualidades sin pretensiones ni condiciones.

Poco a poco y sin darme cuenta sentí que volvía a ser yo, que volvía a recuperar las ganas y la fuerza para pensar y sentir en voz alta, las carcajadas a todo volumen fueron más frecuentes, la inspiración para crear cosas venían en forma de suspiros, las ganas de seguir luchando por lo que he querido se multiplicaron, sin duda alguna comencé a reconstruirme y fortalecerme.

cuadro-sebas

Fragmento acrílico sobre lienzo

En una pintura traté de expresarle mi agradecimiento, las pinceladas fluían como pensamientos random, tan fáciles y tan espontáneos, el resultado, una composición abstracta. Esa pintura no solo es mi forma de decirle gracias si no el resultado de una catarsis creativa y espiritual que me ayudó a soltar, olvidar y repensar mi propósito.

Mil gracias.