Mes: marzo 2016

Mi Primera Vez

“El arte no es algo que se pueda tomar y dejar. Es necessario para vivir.” Oscar Wilde

Corría el año 2002 y yo, una niña de 12 años en 7mo grado, empezando a cambiar, buscando probar y aprender cosas nuevas para armar mi identidad, recibí una clase que cambiaría mi manera de ver las cosas. La clase de Artes y Estética.

La 1ra clase de ese año, la profe nos puso como tarea llevar materiales que en mi corta vida jamás había escuchado, escasamente entendí lo de los pinceles, bata y trapo, pero ni idea que eran los óleos, la trementina, la linaza y mucho menos el lienzo. Más asombrada quedé cuando nos dijo que lleváramos referencias de pinturas que nos llamaran la atención para pintar, ella hizo un breve -muy breve- resumen de las más famosas pinturas a través de la historia del arte y fue ahí donde quedé atónita, asombrada y locamente enamorada.

Quería hacer la tarea bien, así que inicié un recorrido por la biblioteca, de primerazo me gusto mucho Vicent Van Gogh pero ya muchos de mis compañeros lo habían escogido como referencia, luego mire las obras de Leonardo Da Vinci pero se me hizo muy difícil, así fue mi recorrido por Picasso, Dalí, Tintoretto, Diego Rivera, Frida Kalho. Y ahí, en esa búsqueda me di cuenta que mis habilidades en el dibujo no eran -ni lo son- muy buenas y que tenía que buscar algo apropiado a mis destrezas y mi gusto.

Decepcionada, aburrida y cansada me puse a ojear unas revisas Diners que mi papá me llevaba para leer, fue en una revista de esas que encontré algo que me fascinó. Fotografías de las obras de Omar Rayo, ya había visto un mural de él en la Av. 19 con Caracas, pero esas fotos me cautivaron ¡Quería hacer un cuadro de Omar Rayo!. Cuando llevé la referencia la profe me dijo, no puedes usar ese artista, debes elegir otro.

“Cada vez que los pinceles se adueñaban de mis dedos no podía parar.”

Otra vez me puse en la búsqueda que cada vez se hacía más interesante, con los pocos ánimos que me quedaban pero con las ganas de encontrar algo para pintar, miré otra vez esas revistas y logré encontrar algo diferente, como si fuese un dibujo mal hecho pero cargado de color y belleza. Mi segunda referencia apuntaba a un cuadro sin título del artista colombo-argentino Gustavo Zalamea.

Sin Título

Gustavo Zalamea – Sin Título

Fuente: Revista Diners, No. 314, mayo de 1996

Y así fue que la profe de Arte y Estética aprobó finalmente mi referencia, ahora solo quedaba dibujar y pintar, un ejercicio que desde momento ha sido mi pasión. Me llevó 1 mes hacer el cuadro muy similar al del artista, pero cada vez que los pinceles se adueñaban de mis dedos no podía parar, mis ánimos estaban al 100% y no veía la hora de terminar ese primer cuadro en óleo, ese primer cuadro que me ha llevado a explorar empíricamente el mundo del arte.

GUSTAVO ZALAMEA

Mi Primera Vez: @andisuarez