Mes: noviembre 2013

ATL – BTL – Digital para las estrategias marketeras

En la desesperada tarea de llegar a la mente y el corazón de los consumidores, las marcas han desarrollado un sin número de estrategias cubriendo los frentes necesarios sin dejarse coger ventaja de la competencia, hacen uso de cuanto medio va saliendo para desarrollar campañas cada vez más impactantes e influyentes, pero la pregunta es, ¿Es bueno, bonito  y barato implementar todas las nuevas herramientas y metodologías para lograr el objetivo?

Desde mi experiencia o más bien desde mis bases teórico-prácticas la respuesta es NO.

Empecemos por describir los medios más importantes del marketing de hoy para darle sustancia al asunto.

–          ATL: Sabemos que fue aquí donde comenzó todo, los medios masivos de comunicación y a ello me refiero a la TV, radio, periódico entre otros, permitieron a los marketeros desarrollar estrategias enfocadas a la emisión, transmisión y recepción del mensaje sin recibir algún feedback por parte de los consumidores, aquí podemos decir que el objetivo de estos medios es informar, antojar y persuadir al consumidor.

   Imagen

–          BTL: Aquí ya la cosa cambia, una estrategia BTL  involucra tanto a la marca como a los consumidores por medio de actividades en las que en su mayoría no interfiere el ATL, son actividades para públicos específicos, esto no significa que el mercado objetivo sea pequeño sino que las actividades para llegar a el se desarrollan a partir de pequeños grupos. El BTL busca la interacción física del consumidor con la marca.

–          Digital: Por último tenemos el medio que está comenzando a mover el mundo, la tecnología ha permitido que nos acerquemos, escuchemos y actuemos con los consumidores, humanizando de  alguna la marca logrando no solo transmitir un mensaje, si no creando relaciones y construyendo comunidades.

Juan Valdez en Redes Sociales

Si nos damos cuenta, en esencia los objetivos de estos medios es muy diferente del otro, por tanto las estrategias que utilicemos deben ajustarse al objetivo que nos marquemos, por ejemplo: si mi mercado objetivo hace un uso frecuente de las redes sociales, es joven y activo, y mi objetivo es desarrollar un nuevo producto basándome en las necesidades de estos jóvenes, es en digital donde debo diseñar la estrategia y concentrar mis planes tácticos para llegar a ellos de tal manera que pueda interactuar para desarrollar el producto en colaboración con ellos. Así estaré definiendo objetivos claros con estrategias puntuales y planes de acción influyentes.

En conclusión, definido nuestro objetivo y realizando un estudio juicioso del comportamiento de nuestro segmento podemos definir las estrategias y planes de acción que vamos a implementar, es posible que sea solo por algún medio, pero también puede ser por dos o inclusive los tres si el objetivo, el mercado y el bolsillo lo amerita, lo importante es tener en cuenta el impacto de cada estrategia frente al objetivo.